lunes, 25 de agosto de 2014

EMBARAZO.PREGUNTAS Y RESPUESTAS






Hola a tod@s!!

¿ Qué tal vamos finalizando el veranito?. Espero que lo estéis disfrutando y que el calor no os esté agobiando demasiado.

Hoy he pensado subir una entrada que puede ser interesante sobre preguntas e inquietudes  que pueden surgirnos durante el embarazo. Espero que os guste y os pueda ayudar a aclaras ciertas dudas.

Son muchas las personas que opinan durante nuestro embarazo. Pero , ¿qué hay de cierto?.



Voy a enumerar una serie de cuestiones que todas nos  solemos plantear durante este período.

  • En primer lugar, está la típica y antigua teoría de que  durante el embarazo “hay que comer por dos”.  Pues bien, esto no es cierto.

El aumento de peso en exceso conlleva problemas que pueden derivar en una diabetes gestacional, hipertensión, riesgo de parto prematuro, flebitis… Y para el bebé supone que sería demasiado grande y podría llevar a complicaciones en el parto. .El CDR ( la cantidad de nutrientes necesarios) para una embarazada es de un 10% más. Es decir, sólo hay que comer un 10% más de calorías diarias. 



  • Otra pregunta que nos solemos hacer es la siguiente: ¿Son perjudiciales los tintes para el pelo durante el embarazo?


Los estudios realizados por especialistas, no demuestran que los tintes tengan algún tipo de impacto en el embarazo.

Dicho esto, si todavía estás preocupada , puedes esperar a teñirte el cabello hasta el segundo trimestre, cuando tu bebé en desarrollo es menos vulnerable

Como alternativa a los tintes químicos, algunos expertos recomiendan el uso de tintes vegetales.
Eres tú quien tiene que decidir si teñirte el pelo te hará sentirte mejor o, por el contrario, hará que te preocupes innecesariamente durante nueve meses. 



  • Siempre se ha dicho que durante el embarazo se pueden producir muchas manchas en la piel. Y esto es cierto.


Las manchas durante el embarazo son muy comunes en embarazadas. El cloasma gestacional aparece en la piel de la cara. Son manchas oscuras que aparecen en la frente, los laterales de las mejillas y la zona superior de la boca, como si se tratara de una verdadera "máscara". Se trata de un problema estético bastante común durante la gestación.
Los factores que intervienen en su  aparición son dos: uno de naturaleza hormonal y el otro de naturaleza genética.

Durante la gestación, las variaciones hormonales que se producen en el organismo materno conducen a una mayor concentración de melanina (el pigmento oscuro que determina el color de la piel) en algunas zonas de la cara. Sin embargo, las personas más afectadas son las de piel oscura, ya predispuestas genéticamente para producir una mayor cantidad de melanina. Además, el sol puede contribuir a desencadenar el problema, mediante la estimulación del sistema melanocitario.
 Por todo esto, debemos tener cuidado con el sol, sobre todo en verano, a través del empleo de cremas protectoras de pantalla total y evitando una exposición excesiva. No obstante, también en invierno, si bien en menor medida, los rayos del sol afectan a nuestra piel, que debe estar protegida con una crema de día provista de protección UV.


  • La mayoría de las embarazadas terminan esta etapa con alguna nueva estría en su piel.


Estas microroturas de la piel se producen por la falta de elasticidad y la prevención es la mejor alternativa. Con un poco de constancia y dedicación no aparecerá ni una.

En esta etapa, los cambios que sufre el cuerpo también afectan a la piel. Ésta se estira mucho y es fácil que se produzcan pequeñas roturas por la falta de elasticidad y que al final aparezcan estrías en el pecho, en la tripa o en las caderas.

La clave está en la prevención y cuanto antes mejor. Hay que tener la piel bien hidratada durante todo el embarazo por lo que es fundamental aplicar una crema hidratante dos veces al día. Debemos, beber mucha agua. Al beber agua hidratamos la piel desde el interior y favorecemos su elasticidad. Además, beber agua es esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo. También , tenemos que hacer ejercicio regularmente. Mantenerse en forma durante el embarazo es muy importante para estar bien y, además, un buen tono muscular evita las microroturas de la piel.
 También deberemos  seguir usando las crema antiestrías dos o tres meses después del parto, hasta que la piel vuelva a su estado natural. A veces, las estrías aparecen después de tener al bebé.



  • Durante el embarazo, es habitual tener un cabello más bonito.

Los cambios hormonales que acompañan a los nueve meses influencian positivamente la salud y la belleza de la cabellera.

Durante la gestación los cabellos viven un momento mágico: están fuertes, brillantes, suaves, esplendentes. Esto es gracias al papel de las hormonas.

Durante el curso del embarazo se instaura en la mujer un nuevo equilibrio hormonal que es favorable al crecimiento del cabello: por este motivo aparece más fuerte y hermoso que normalmente. El notable aumento de los estrógenos (las hormonas femeninas por excelencia) que se produce durante la gestación, conlleva que la fase de crecimiento (anagen) dure más que la de la caída (telogen). En otras palabras, los cabellos que normalmente se caerían siguen creciendo, reforzando la cabellera que se vuelve más fuerte y luminosa.

Desgraciadamente después del parto todo vuelve como era antes, con una brusca disminución del bienestar de la cabellera.



  • ¿Es normal que aumente nuestro vello facial y  corporal durante el embarazo?


Desafortunadamente tu vello facial y corporal puede crecer más rápidamente durante el embarazo, posiblemente por el incremento de las hormonas masculinas (andrógenas) en tu cuerpo.

De cualquier forma, gran parte de ese vello excesivo desaparecerá de tres a seis meses después del parto.



  • ¿Es normal que las uñas crezcan más rápido?


Sí, aunque tal vez no notes la diferencia. Algunas mujeres embarazadas también sienten las uñas más duras, mientras que otras las tienen más suaves y quebradizas.

Esos cambios son temporales y tus uñas deberían regresar a su forma normal tiempo después de que nazca tu bebé. Si consumes todos los nutrientes que tu cuerpo necesita, tus uñas deberían regresar a su normalidad de tres a seis meses después del parto (aunque las uñas de los pies podrían tardar de nueve meses a un año en volver a su normalidad).



  • ¿Es perjudicial la depilación láser en el embarazo?

Muchas mujeres se preguntan si es seguro someterse a tratamientos de depilación láser durante el embarazo, y si bien ningún estudio ha demostrado que la depilación láser no deba realizarse en las mujeres, muchas optan por posponer el tratamiento hasta el parto, sólo como medida de precaución. El crecimiento del vello puede ser desencadenado por una gran cantidad de cosas, uno de ellos los cambios hormonales. Cuando la mujer queda embarazada, las hormonas pueden provocar crecimiento del pelo en áreas que antes eran suaves y sin pelo.

En definitiva, lo mejor es que si has comenzado con un tratamiento de este tipo, debes aplazarlo hasta después de la lactancia.



  • ¿Qué métodos son más eficaces y seguros para la depilación durante el embarazo?

La cera caliente es mejor dejar de usarla durante el embarazo, ya que el calor intenso favorece la rotura de los capilares y aumenta el  riesgo de varices, sobre todo, cuando el embarazo está bastante avanzado.

Por el contrario, la cera fría resulta ideal para quienes sufren problemas de circulación. Por ello, si estás embarazada, es mejor utilizar este tipo de cera 

La depiladora eléctrica es una opción práctica y duradera. Su uso está aconsejado durante el embarazo, siempre y cuando se tenga un cuidado especial en las zonas sensibles, como las axilas o las ingles.
Las cremas depilatorias  se pueden utilizar sin problemas durante el embarazo, pues los componentes químicos de estas cremas no son absorbidos por el organismo y, por lo tanto, no presentan ningún riesgo para el bebé.

Las cuchillas de afeitar no tiene ningún tipo de contraindicación durante el embarazo. 



  • ¿Es cierto que cada embarazo cuesta un diente?


Esto es un mito,ya que el calcio que necesita el bebe no procede de nuestros dientes. Éste se aporta a través de la dieta, por lo que es importante una ingesta equilibrada,  productos lácteos y en los casos donde lo recomiende su médico tomar suplementos de calcio.

Para mantener la boca sana durante el embarazo, además de las revisiones periódicas ,es muy importante tener unos buenos hábitos de cepillado después  de cada comida. Utilizar pastas fluoradas y elementos auxiliares como la seda dental ayuda a prevenir patologías como la caries y la gingivitis.




  • ¿Es seguro para la mujer embarazada acudir al dentista?


Es seguro y forma parte del cuidado integral durante el embarazo. En este periodo de nuestra vida se producen importantes cambios hormonales que pueden afectar a las encías originando una inflamación llamada gingivitis del embarazo. 

Este problema se puede prevenir con una limpieza dental durante el primer trimestre del embarazo, a la vez que es importante aprender autocuidados que le serán de utilidad durante los meses de gestación.


  • ¿Se pueden hacer radiografias durante el embarazo?


No se recomienda realizar radiografías en el embarazo cuando no existe una necesidad urgente. Las radiografías que no sean imprescindibles deberán esperar hasta después del parto. Sin embargo, si la radiografía es necesaria para la salud de la mujer, es posible efectuarla, siempre que el médico así lo determine y tomando las debidas precauciones.

Si los exámenes radiológicos son necesarios durante el embarazo, se pueden prescribir sin temor a complicaciones. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que no se deben realizar entre la 10 y la 17 semana de gestación, período en el cual las células fetales son más sensibles a las radiaciones. Antes o después de este período, una radiografía difícilmente puede causar daños al feto, mientras que puede ser fundamental para diagnosticar y tratar una enfermedad de la madre.


  • ¿Se puede realizar ejercicio físico durante el embarazo?


Es posible, y muy recomendable, hacer ejercicio mientras estás embarazada, ya que aporta muchos beneficios tanto para ti, como para tu bebé.

Lo que hay que saber es qué ejercicios son recomendables y cuáles no durante nuestra gestación.
 Por ejemplo, caminar es la mejor actividad para las mamás embarazadas porque es segura, fácil de practicar y te proporciona beneficios cardiovasculares.

Ejercicios aeróbicos de bajo impacto también son recomendables. La natación es una excelente actividad, porque permite trabajar todo el cuerpo, pero pone poquísima presión sobre las articulaciones. Además, tiene la ventaja de que en el agua flotas y te sientes ligera, lo cual alivia temporalmente la incomodidad provocada por la barriga cuando ya está más grandecita.

El yoga prenatal y estiramiento son dos actividades  que alivian la tensión y ayudan a mantener el cuerpo flexible y fuerte.

Sin embargo, se deben evitar deportes de alto riesgo. Montar en bicicleta, debe hacerse con precaución o incluso posponerse hasta después del nacimiento del bebe ( durante el segundo y el tercer trimestre es peligroso porque puedes perder el equilibrio y caerte con mayor facilidad)..
Después del primer trimestre , debemos evitar hacer ejercicios abdominales u otros ejercicios que se hagan acostada de espaldas, ya que éstos podrían provocar mareos y reducir el riego sanguíneo hacia el útero.
Los ejercicios con pesas y otros que exijan que estés de pie por largo rato sin moverte, también podrían reducir la cantidad de sangre que llega al útero.


  • ¿Son normales los cambios de humor durante el embarazo?


Es normal tener cambios de humor frecuentes durante el embarazo porque los cambios hormonales por los que pasa el cuerpo afectan el nivel de los neurotransmisores (los mensajeros químicos del cerebro) que contribuyen a crear el estado de ánimo. Además, estás a punto de ser madre, y eso de por sí despierta muchos sentimientos contradictorios. 


  • ¿Se pueden tomar medicamentos durante el embarazo?


Como norma general, durante el embarazo hay que evitar tomar cualquier medicamento, ya sea farmacológico, homeopático o natural, oral o tópico, sin antes haber recibido la prescripción médica correspondiente. La mayoría de fármacos atraviesan la placenta, por lo que exponemos al feto a dosis indicadas para adultos que podrían ser perjudiciales para su desarrollo.

Hay que evitar tomar medicamentos en la medida de lo posible, sólo tomarlos cuando sea estrictamente necesario y siempre bajo prescripción médica.



Y estas son algunas de las múltiples preguntas y cuestiones que nos pueden surgir durante nuestro embarazo. Espero que os haya gustado la entrada. De todos modos, si queréis comentar algo al respecto o añadir cualquier otro tipo de pregunta que se os ocurra, podéis hacerlo al final de esta entrada. Un saludo y hasta la próxima.