RECUPERAR LA FIGURA DESPUÉS DEL PARTO




 Hola a tod@s!!

Después del embarazo y el posterior parto, normalmente ganamos peso y nuestra figura se ve afectada y por ello, tenemos ganas de recuperarnos cuánto antes y lucir el aspecto físico que teníamos antes de quedarnos embarazadas.

En primer lugar, hay varias cosas importantes a tener en cuenta para perder ese peso ganado y la clave está  en  mantener una dieta adecuada, lactar y hacer ejercicio.

  • En primer lugar, amamantar es una forma fácil, sencilla y rápida para adelgazar. Generalmente, el exceso de calorías se destina a la producción de la leche materna y la grasa de más se convierte en alimento para el bebé. De este modo, se baja de peso.
Dar el pecho, además de ser buenísimo para el bebé, también beneficia a la madre, ayudándola a  recuperar el aspecto físico que poseía antes del embarazo: consume alrededor de 500 calorías al día, lo que facilita la pérdida de peso. Dando el pecho se suele perder la grasa acumulada en la zona de cintura y caderas, excepto si se come en exceso.
Además, la succión estimula las contracciones uterinas y permite que el útero recupere antes su tamaño normal.

       El periodo de lactancia no es el más adecuado para someterse a un régimen estricto. Una dieta equilibrada y algo de ejercicio ayudarán a recuperar el tono muscular.
Los requerimientos nutricionales aumentan y se necesitan más energías para poder amamantar. Así mismo, la alimentación durante este periodo es importante porque la composición nutricional de la leche materna depende mucho de lo que consume la madre. Esto quiere decir, que todo lo que coma ella lo terminará ingiriendo de alguna forma el bebé.

La idea es tener una alimentación colmada de proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales para favorecer la recuperación del organismo. Además, de esta forma, se estimula  la producción y la calidad de la leche.

Hay que cuidar la calidad y la cantidad de los alimentos, diseñando una dieta balanceada según las necesidades específicas. No hay que cambiar la rutina de comer cinco veces al día. La clave es no excederse

En cuanto a la dieta, si estás con la lactancia materna. La ingesta de calorías debe aumentarse en 500 a las necesarias en estado normal. Además, se aconseja consumir tres porciones de proteínas (carne, pollo, pescado), tres de lácteos (leche, queso, kumis) y ocho de harinas (pasta, pan, arroz, cereales) al día. También es importante el consumo de frutas y verduras.

Dentro del menú, es indicado empezar a restringir las grasas y por eso es mejor cocinar los alimentos al vapor o a la plancha. El azúcar no debe eliminarse por completo, pero sí es adecuado ingerirlo en pequeñas cantidades. Consumir alimentos con fibra permite mejorar la digestión y aumentar la sensación de llenura.

La ingesta de líquidos es esencial. Al día es ideal consumir entre ocho y diez vasos de agua o jugos naturales para propiciar una buena producción de leche. En general, se trata de comer de todo sin excederse en nada. Si la mujer presenta problemas de estreñimiento, es primordial que incluya en la dieta alimentos con fibra, como frutas, verduras, legumbres y cereales.

Las vísceras ayudan a recuperar las fuentes de hierro. Se recomienda que dentro de sus alimentos de origen animal proteico siempre se consuman higado, riñones, lengua, estómago y corazón.

  • Seguir una dieta balanceada y amamantar no bastan para recuperar la figura. El ejercicio también ayuda a conseguir este objetivo.
Sin embargo, antes de realizar cualquier actividad física, es apropiado consultar al ginecólogo para estar segura de que no hay ningún riesgo. Además, es oportuno esperar a que termine la dieta del puerperio (40 días), cuando el parto es vaginal, o cerca de tres meses, en caso de cesárea. El ejercicio, entre otros beneficios, relaja, fortalece y tonifica los músculos, mejora la posición corporal, contribuye a sanar las heridas y mejora el estado anímico.
La madre tiene varias opciones y puede escoger la que más le guste o se acomode a sus necesidades y posibilidades. Caminar, trotar, nadar, hacer aeróbicos, montar bicicleta, practicar yoga o Pilates y hasta levantar pesas hacen parte de la baraja de alternativas. Tenga en cuenta que no puede forzar mucho el cuerpo y es mejor parar cuando se sienta fatigada.


  • Tras el parto, la tripa está dilatada debido a que sufre una pérdida de tono por el estiramiento al que se ha visto sometida durante el embarazo. El vientre plano se puede recuperar, sobre todo, si tu aumento de peso durante el embarazo ha sido moderado, es decir, entre 9 y 12 kilos.
Deberemos hacer abdominales, después del puerperio o la cuarentena, para recuperar nuestro vientre plano.Para hacer abdominales hay que tener en cuenta, que la técnica debe ser la correcta (posición, tiempo de apnea,…). Se recomienda entre 4-5 veces en semana al principio.

 Aquí os dejo algunos enlaces de vídeos que encontré , que os ayudarán a hacer ejercicios abdominales correctamente.





 En https://aprendiendoconjulia.com/ , te enseña la gimnasia hipopresiva para después del parto que tan de moda está y sobre todo, sus sorprendentes resultados.


https://aprendiendoconjulia.com/2015/02/abdominales-hipopresivos-para-recuperar-fugura-despues-embarazo-vientre-plano/


  • Las fajas después del parto sólo producen comfortabilidad o incomodidad, pero para recuperar la figura, la faja no tiene propiedades terapéuticas, los músculos se recuperaran después con ejercicio y dieta.

  • También hay cremas  que nos pueden ayudar a  recuperar la elasticidad de la tripa. Por ejemplo, es muy buena la crema de E.Carreras que se llama Trofolastin Reafirmante Post-Parto y es compatible con la lactancia. Se vende en farmacias y parafarmacias. Pero hay muchas cremas de este tipo, la de Mustela también es muy buena. También están la de Clarins, Isdin, Bitotherm…, y muchas otras.
La  crema reafirmante postparto. Importante usarla desde el primer día.

  •   Debido al aumento de tamaño de los senos durante el embarazo por los cambios hormonales, y a los cambios de volumen que experimentan durante la lactancia, pueden perder firmeza. Los senos están formados por tejido adiposo (grasa), tejido fibroso y glándulas. Carecen de sostén natural para vencer la fuerza de la gravedad y como sólo están protegidos por un abanico de músculos y piel, están expuestos a perder su sitio original. Para evitarlo, es recomendable realizar una tabla de ejercicios específica para fortalecer los músculos, que están detrás de las mamas.
Con estos ejercicios también trabajarás los brazos, que ahora necesitan estar fuertes para coger al bebé. No obstante, un buen remedio casero para poner el pecho en su sitio es un masaje tonificante con el agua de la ducha bien fresquita. Cuando termines la lactancia, puedes usar un gel específico para recuperar la firmeza de tus senos. 





Uno de los principales ejercicios que ayudan a recuperar la apariencia de un pecho firme consiste en elevar durante dos minutos los hombros hasta la altura de las orejas. También las pesas son una ayuda muy importante para esto se necesita una pesa pequeña para cada mano de medio kilo y se levantan desde la parte más baja posible hasta la altura de los hombros.

El mejor deporte para mantener los músculos pectorales en forma es la natación.

Hay cremas reafirmantes de senos post-parto: Trofolastin, Isdin…


  •   Tras el embarazo es importante realizar los ejercicios de Kegel. El parto natural requiere la participación y el esfuerzo de toda la musculatura del suelo pélvico. A menudo este esfuerzo se traduce en una debilitación de todos los músculos de esa zona, por cuya razón una de las primeras medidas que debe adoptar una mujer tras el parto es fortalecerlos y tonificarlos para evitar padecer incontinencia urinaria en el futuro.
¿Qué músculos debes contraer? Tienes varias opciones: 

 Imagina que se te van a escapar gases: aprieta el músculo alrededor del ano (esfínter anal) con todas tus fuerzas subiéndolo hacia dentro. Relaja 

 Imagina que vas a tener una pérdida menstrual y debes evitar mancharte. Aprieta la vagina para retener el flujo. Relaja 

  Imagina que estás orinando. Aprieta fuerte como si quisieras cortar el flujo dela orina (esfínter uretral). Relaja Cómo ejercitarlos Cierra, aprieta y sube con fuerza los tres músculos a la vez. Estarás contrayendo los músculos del suelo pélvico. Puedes hacer: 

        Contracciones lentas: aguanta la contracción de los músculos tan fuerte como puedas durante 5 - 10 segundos. Haz lo mismo de 3 a 5 veces 

         Contracciones rápidas: contrae y sube los músculos rápido y con fuerza y relájalos inmediatamente entre 10 y 20 veces. Repítelo de nuevo entre 3 y 5 veces 

       Alterna la realización de ambas contracciones. A medida que se vayan fortaleciendo los músculos podrás aguantar más segundos y realizar más repeticiones. Los ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico o periné son conocidos entre los especialistas como “kegels”.

Estos ejercicios consisten en contraer y relajar los músculos de la zona, evitando en todo momento contraer los músculos del glúteo o nalgas, muslos, abdominales o vientre. Puedes realizarlos en cualquier postura:

       De pie separando ligeramente las piernas, apoyada en una pared o reclinada con las manos apoyadas en una mesa
       Sentada
       A gatas
      Tumbada boca arriba con las piernas flexionadas
      Recostada de lado con las piernas flexionadas
Aquí hay un enlace muy interesante sobre este tema de los ejercicios de kegel para la recuperación del suelo pélvico.

 ejercicios kegel


 Después de todo esto es bueno saber que inicialmente, después del parto se pierden entre cinco y siete kilos, que corresponden al bebé, el líquido amniótico, la placenta y el útero. Luego, disminuye la hinchazón de las piernas y las manos y se reduce el tamaño del abdomen. El resto se va reduciendo de forma gradual en las semanas o meses posteriores al parto.

Cuanto más peso hayas ganado durante la gestación, más toca perder.Es primordial cuidarse durante el embarazo, no engordar excesivamente y hacer ejercicio. Eso hará que podamos recuperar más  fácilmente  nuestra figura después.

 Ten en cuenta que la pérdida será rápida al principio y más lenta después, y que tu cuerpo necesita casi el mismo tiempo que duró el embarazo para volver a ser el que era. En algunos casos, sobre todo, si el parto se produjo por cesárea, se puede tardar hasta un año en recuperar la silueta anterior al embarazo.



Espero que os haya gustado la entrada y sobre todo que os sirva de ayuda.

Compartir en redes sociales Un saludo y hasta la próxima entrada.
RECUPERAR LA FIGURA DESPUÉS DEL PARTO RECUPERAR LA FIGURA DESPUÉS DEL PARTO Reviewed by MAPI on 10:48:00 Rating: 5

No hay comentarios

Muchas gracias por tus comentarios.